jueves, 30 de marzo de 2017

¿Estamos de rebajas (es lo mismo pero más barato) o estamos cambiando los objetivos?



Por Juanjo Gonzalez


Venimos de ver unos carteles de los jóvenes de la Izquierda Abertzale Oficial. Se las traen. De verdad que se las traen. Y pensamos que hasta hace no mucho tiempo, la juventud vasca de la Izquierda Abertzale explicitaba cada vez que podía su compromiso con la liberación nacional y social de Euskal Herria.

Y decimos que se las traen porque ver su cartel anunciando sus habituales jornadas de pascua es de tomarse un baño de agua fría para despejarse del shock. A parte de la estética, los parámetros en los que encaja ese cartel nos hablan de una independencia a secas, insípida, sin color, sin clases… ¿Comunista entonces? Es broma.

¿Y por qué no situamos,  con  más o menos 22 años que tendremos, un futuro socialista para el pueblo trabajador vasco? ¿Por qué no tenemos la necesidad de declararlo a todos los vientos antes de que nos lo pregunten? ¿Es que queremos una EH como la actual Francia, España, etc. pero en vasco? ¿Será por lo de los pretendidos pactos de país, de futuro, de mayorías… que nuestros mayores nos deparan para el futuro?

¿Por qué independencia a secas como si todas y todos fuésemos burgueses y esta reivindicación fuera nuestro único problema y nuestro mayor anhelo y más preciado objetivo? La patria no nos une a los explotadores y a los explotados y oprimidos. Eso precisamente pretende el capital, que seamos todos de la Real, del Alavés… y todos con la misma patria y sin clases. Y muchísimo mejor sin lucha de clases para ser del todo exactos.

¿Clases?, dice la burguesía, ¡Qué va! Será sana diversidad, pugna entre diferentes, confrontación  entre la patronal emprendedora y los empleados… Sí, sí, ya nos conocemos el cuento. Muy bien, pero la burguesía no va a luchar por algo que no le vaya la vida en ello. Eso ha sido así desde que su poder de clase se impuso por la fuerza.

Los burgueses, que tienen su clase (y no de solfeo), no tienen patria sino negocios, como los mafiosos. Los trabajadores nacionalmente oprimidos tenemos nuestra clase, tenemos nuestra patria y entendemos que las dos clases, la nuestra y la de la burguesía, quieren alcanzar el poder. Unos para el disfrute de su minoría y otros para el disfrute y desarrollo de nuestra mayoría.

E internacionalmente seremos solidarios con los de nuestra clase y con nadie más. Y no iremos a matar asiáticos, árabes, africanos… para robarles su petróleo, gas, agua, metales preciosos etc. Que vayan los burgueses con todas sus fracciones, los fascistas que anhelan defender la cultura judeocristiana hasta los confines del universo si fuera preciso. Eso es, que vayan ellos a la guerra de ellos. A su guerra.

Y este cartel es típico, y es consecuencia de quien mantuvo posición revolucionaria y cambia de rumbo sin explicitarlo, sin debatirlo. Y recordamos dichos, promesas y juramentos. A ver, un par de secuencias. Los que mandaban y mandan en la IAO decidieron entregar las armas (suena mal lo de entregar ¿no?). A la vez, los mismos dijeron que comenzaría un periodo de desobediencia. También dijeron que se tomarían los parlamentos autonómicos españoles como campos/medios/instrumentos de lucha. Se hicieron alianzas donde solo los jefes de la IAO metieron la mano. Se abandonaron los campos de lucha del movimiento social y el movimiento popular. Los objetivos caminan cada vez más grises y light. Sí, exactamente igual a los de EGI hace unos cuantos años ¿Nos acordamos?

Cada paso que da Sortu, contando que es la cúspide de la pirámide SORTU-ERNAI-LAB, está medido para no molestar a los aliados que ha conciliado (Aralar, Alternatiba, EA), pero también para no incomodar más de lo que pudieran aguantar los poderes reales de los Estados español, francés y, en su medida, también vasco.

Alguien pudiera justificar toda esta marcha atrás argumentando que las ilegalizaciones… No es verdad. Las difíciles condiciones de la lucha impuestas por el enemigo nunca podrán parar un proceso emancipador. Y no olvidemos que si callamos otorgamos.

Hace unos pocos meses, algunos que se enteraron estaban escandalizados por la carta de felicitación y anuncio de colaboración con los Estados Unidos de Norteamérica que EHBildu envió a Trump. Eso ya es historia. Nada ha pasado. ¿Sera que nos estamos pareciendo cada vez más a los votantes del PNV, PP, PSOE que sus cuadros y estructuras hacen no importa qué, no se retractan y aquí no ha pasado nada?

Cuando la información de esto y lo otro escasee, cuando  haya formación insuficiente (o no exista), cuando no haya debate permanente, cuando los objetivos cada vez estén más difusos y acordes a conseguir una mayoría que nos permita catapultarnos al paraíso…  ¡cuidado!

Y hemos visto otro cartel que anuncia y publicita su segundo congreso. “Inurritegi” (hormiguero). Y en ese cartel comparecen unas guerreras y simpáticas figuras de hormigas sugiriendo una frenética actividad en las diferentes dinámicas de la lucha social y popular. Estéticamente aceptable.

Y nos preguntamos qué es del movimiento popular y del movimiento social vasco. Lo que fue y lo que es. E independientemente de los flujos y reflujos, estaremos bastante de acuerdo en calificar la actual situación de ambos movimientos como de prácticamente parón más que preocupante. Culpa de todos/as. De algunos/as más. Sobre todo de los que pretenden hacer dirección para cambiar esta sociedad.

Y seguidamente nos fijamos en el cartel de las hormigas. Sugiere a varias hormigas inmersas en diferentes luchas. Se ve claramente la banderola lila, una vela y un pañuelo rojo. Ah, y un megáfono. Esa es toda la pretendida actividad en el movimiento popular y en el movimiento social. Y lo peor no es la carencia de lo que vemos. Lo peor está aún por llegar si no le ponemos remedio.

¿Y por qué lo peor está aún por llegar? Pues porque, por ejemplo, algunos de sus mayores dicen que una vez conseguida la independencia no les importaría que el PNV estuviera otros 20 años gobernando. ¿Por eso es adecuado reivindicar como cuestión central y de impacto solamente la Independencia? ¿Y cuando esta juventud que admite esta deriva se haga mayor? Pues, estamos asustadas solo de pensarlo. De verdad.
 
----------

Lenin: La realidad exige la lucha



“...la realidad exige la lucha, exige que quien no quiera ser un auxiliar voluntario o involuntario de la burguesía se coloque al lado del proletariado.”

Lenin

---------

CONTROLAR SIRIA, EL DESEO DE ESTADOS UNIDOS DESDE HACE DÉCADAS.




-----------

Jefe del Comando Europeo de EEUU pide más tropas en Europa

General Curtis Scaparrotti

29 de marzo 2017

Continuando en su empeño de una posible confrontación terrestre con Rusia, el general Curtis Scaparrotti, Comandante del Comando Europeo de los Estados Unidos (EUCOM) y Comandante Supremo del Comando Aliado en Europa del la OTAN (SACEUR) dijo ayer a la Comisión de Servicios Armados de la Cámara que necesitaba una fuerza de combate más grande, incluyendo una división blindada y más buques de guerra.

“Necesitamos una fuerza mayor allí”, insistió Scaparrotti, diciendo que se necesitan más brigadas armadas y mecanizadas en Europa junto con la oferta de artillería apropiada y defensa aérea para una posible guerra a gran escala con Rusia. También pidió más capacidad antisubmarina.

Scaparrotti fue noticia la semana pasada cuando declaró, sin mostrar pruebas, que era posible que Rusia estaba proporcionando apoyo militar a los talibanes en la guerra de Afganistán. Insistió en sus declaraciones de hoy que necesita “mayores activos de inteligencia, vigilancia y reconocimiento”.

Cuando se le preguntó por qué los EE.UU. necesita, de repente tanta fuerza militar adicional en Europa, Scaparrotti citó la anexión de Crimea por parte de Rusia, insistiendo en que Rusia es “un competidor” de los Estados Unidos en Europa del Este, y que los EE.UU. necesita más fuerzas allí para “prevenir” la guerra.


Fuente: Antiwar 
 
------------

miércoles, 29 de marzo de 2017

Aquella maldita reconversión

Manifestación contra los despidos en Cenemesa, llevada a cabo en Reinosa en la Primavera del 87 | Foto: Pablo Hojas


“Mucho de lo que está pasando ahora se fraguó entonces”, advierte Manuel Alegría, expresidente de ADIC, profesor de Historia y autor de ‘Reinosa 1987. Movilización y represión en la reconversión industrial de Cantabria’.

La crisis de 1973 precipita una reestructuración del sector industrial en Europa, y a mediados de los setenta los Estados de la Comunidad Económica Europea CEE –hoy Unión Europea UE– comienzan a implementar medidas de reconversión. Aunque el caso de España es distinto: el Estado español a mediados de los setenta está inmerso en la transición política –el paso de la dictadura franquista al actual régimen del 78– y no culminará su integración en la CEE hasta 1986, por lo que en España la reconversión es más tardía que en el resto de Europa y se enmarca en los cambios estructurales acometidos para adaptar su sector industrial a las exigencias de esa integración del Estado español en la CEE y en el resto de estructuras del capitalismo internacional.
 
En España la reconversión la inician tras las generales de 1977 los gobiernos de la UCD de Adolfo Suárez aunque muy tímidamente, por lo que podría decirse que la verdadera reconversión la inician –y la asientan y la culminan– tras las generales de 1982 los gobiernos del PSOE de Felipe González, con el ‘Libro blanco de la reconversión industrial’ (1983) como guía. Manuel Alegría, expresidente de la Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria ADIC, profesor de Historia y autor de ‘Reinosa 1987. Movilización y represión en la reconversión industrial de Cantabria’ (2015), lo explica así: “El comienzo en serio de la reconversión industrial –con la pérdida de puestos de trabajo, la contención de salarios o el adelgazamiento y la reforma del sector público– comprendía medidas de ajuste tan duras que sólo podían ser aplicadas por un partido como el PSOE, que en aquellos momentos gozaba de una gran autoridad moral sobre las capas sociales más desfavorecidas”. Aun así, “la escasa predisposición del Gobierno del PSOE al diálogo y las actitudes de determinados ministros condujeron al enfrentamiento del Gobierno con los sindicatos y provocaron un rosario de luchas obreras, primero contra la reconversión y después contra la política de reformas liberalizadoras en el ámbito de la economía, que culminaron en la huelga general del 14D de 1988”, recuerda Alegría, que llama la atención sobre las “dificultades” añadidas que habría tenido que soportar la “derecha española” si hubiera sido ella, en vez del PSOE, la encargada de implementar esas reformas.

"En Cantabria la reconversión consiste sobre todo en profundizar en la terciarización de la economía"

 

En Europa la reconversión consiste en mejorar la productividad de las industrias para ganar competitividad a base de innovación en tecnología y de ahorro en mano de obra, pero en España y muy especialmente en Cantabria consiste sobre todo en profundizar en la terciarización de la economía –principal exigencia de la Comunidad Económica Europea para integrar en su estructura al Estado español–, y es que España funciona como una especie de colonia dentro de la CEE, y Cantabria como una especie de colonia dentro de España, es decir que Cantabria dentro de la CEE funciona como una especie de subcolonia. Bernardo Arcero en ‘Cambio tecnológico, reconversión industrial y organización espacial en Cantabria’ (1989) alude al cierre entre 1978 y 1988 de unas 300 empresas en Cantabria, y Ángel Revuelta en ‘La reconversión industrial en Cantabria y su reflejo en la evolución electoral de la izquierda’ (2013) asegura que casi el 50% del empleo industrial de Cantabria –en el conjunto del Estado español no llega al 10%– queda inmerso en las jubilaciones anticipadas, las bajas incentivadas y las rescisiones de contrato de la reconversión. Por eso en Cantabria la reconversión, más que una reconversión, es una auténtica desindustrialización que afecta a la columna vertebral de la industria y a sus principales subsectores: fundamentalmente, el naval y el siderometalúrgico.
 
Así, la reconversión se ceba muy especialmente con el eje industrial de Cantabria, articulado en torno a la Bahía de Santander –Aceriasa o Astilleros del Atlántico en la capital, Standard Electric en Camargo, Astander en Astillero…– y al Corredor del Besaya –Sniace o Solvay en Torrelavega, Nueva Montaña Quijano, Mecobusa o Fundimotor en Buelna, Hilaturas Portolín en Iguña, Forjas y Aceros, Cenemesa o Farga Casanova en Reinosa…–, tanto que al acabar los ochenta Cantabria ha dejado de ser un territorio industrial y ganadero –la Comunidad Económica Europea exige que la reconversión del sector primario (ganadería) acompañe a la del secundario (industria)– para convertirse en un territorio de servicios, como demuestra el peso de ese sector terciario tanto en el PIB autonómico como en el empleo, y es que los servicios han pasado de emplear a uno de cada tres cántabros a emplear a uno de cada dos, en detrimento precisamente de los sectores secundario y primario.
 
“El desplome de los principales ejes económicos de Cantabria –la industria y el subsector lácteo ganadero, es decir lo que podía competir con el norte de Europa– obedeció al pacto de las élites europeas con las españolas y locales que negociaron la entrada de España en la CEE, un pacto que consistió en la aplicación de un nuevo modelo de desarrollo que, como el de otros territorios y Estados –Grecia, Portugal…– del sur de Europa, toma como base la terciarización turística”, explica Alegría, que recuerda que esa apuesta por el sector terciario en detrimento de los sectores secundario y primario fue ‘compensada’ por “fondos de cohesión” que fueron invertidos o gastados en “turismo, ladrillo y ‘fuegos de artificio’”, y “ahora nos encontramos sin fondos de cohesión, sin base productiva y con que se acaba la Unión Europea”, advierte. “El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, dice ahora que ‘uno no puede gastarse todo el dinero en copas y mujeres y luego pedir que se le ayude’, pero lo cierto es que las ayudas de los Estados del norte a los del sur se llevaron a cabo para compensar el desmantelamiento de los sectores competitivos del sur con respecto al norte de Europa”. Alegría reconoce que “al menos en el Estado español esas ayudas no se utilizaron para establecer nuevas bases de producción sino que se derrocharon en lo que Dijsselbloem llama ‘copas y mujeres’”, pero puntualiza que las instituciones de la UE “ya sabían en qué se estaban invirtiendo los remanentes compensadores”, aunque “sólo quedaron alertadas tras la crisis de 2008”.
 
En este contexto se produjeron la reconversión en Cantabria y la Primavera del 87 en Reinosa, que en opinión de Alegría constituyó la “expresión más llamativa” de un “proceso de movilización persistente de la clase trabajadora cántabra”, que coincidió con una “inusual actividad reivindicativa de las organizaciones ganaderas” y también con una “respuesta ecologista que reclamaba una mayor protección de los espacios naturales” afectados por esa “terciarización turística que se erige como alternativa” a la industria y a la ganadería. Una Primavera del 87 que también evidenció la “represión ejercida por la autoridad gubernativa en un clima de impunidad que ejemplificó que instituciones derivadas directamente de la represión franquista no habían sido depuradas”, añade.
 
“En Reinosa se ha evidenciado el modelo de política económica que desarrolla el Gobierno del PSOE, radicalmente en contra de los trabajadores y del conjunto de los pueblos; la Guardia Civil obedeció fielmente las órdenes del Gobierno, cumpliendo a la perfección su cometido, y es que las fuerzas de seguridad defienden la política antiobrera del Gobierno en beneficio de la patronal, aunque atrás quede una vida”. Es el testimonio del obrero campurriano Rafa de Andrés a los autores de ‘Reinosa contra el miedo’ (1988). Un punto de vista muy extendido en aquellos días en Campoo, y es que cuestiones que suelen necesitar tiempo y experiencia para ser comprendidas, allí fueron asimiladas prácticamente de golpe.
 
Han pasado treinta años desde la Primavera del 87 y muchos de aquellos problemas siguen ahí. Es más, “mucho de lo que está pasando ahora se fraguó entonces, en aquella reconversión brutal que convirtió Cantabria en un país de camareros”, recalca Alegría.
 
 
----------

Indígenas de Colombia denuncian violaciones de DDHH por parte de paramilitares


18 marzo 2017

La Comisión de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas de Colombia denunció graves violaciones de derechos humanos en sus comunidades por parte de grupos armados ilegales, principalmente estructuras paramilitares.
 
De acuerdo con un reporte consolidado en la Mesa Permanente de Concertación con los Pueblos y Organizaciones Indígenas se determinó que entre enero de 2015 y febrero de 2017 un total de “84 indígenas fueron asesinados” en el país, señaló el viernes la Comisión en un comunicado.
 
Asimismo, en ese periodo cada hora “un indígena fue víctima de desplazamiento forzado; cada día 4 indígenas fueron confinados; cada mes 39 líderes, lideresas y autoridades indígenas fueron amenazados”, detalló.
 
La denuncia también precisó que sólo en lo que va de 2017 se han presentado un total de 1.307 vulneraciones a los Derechos Humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario en contra de los pueblos indígenas en todo el territorio colombiano.
 
“En voz de los comisionados indígenas, se presentaron sendas denuncias que dan cuenta de las cruentas realidades que a la fecha golpean a los pueblos indígenas en Colombia, enfatizando en la profunda preocupación que genera la repara militarización de los territorios con posterioridad al proceso de desmovilización de las FARC”, señalaron los indígenas.
 
Dentro de esos grupos, señalaron, se encuentran las Águilas Negras, Autodefensas Gaitanistas de Colombia, desmovilizados de las Autodefensas Unidas de Colombia, los Rastrojos y los Urabeños, los cuales han hecho presencia reciente en las zonas abandonadas por la guerrilla de las FARC tras la firma del Acuerdo de Paz con el Gobierno, en noviembre pasado.
 
Finalmente, el colectivo indígena de Colombia hizo un llamado al Gobierno y al ELN (Ejército de Liberación Nacional) para que implementen pronto un cese del fuego bilateral en medio de las negociaciones de paz que se llevan a cabo en Quito.
 
 
 
TERRORISMO DE ESTADO EN COLOMBIA: 
Herramienta paramilitar en Colombia

Por Equipo OjosparalapazColombia

El Paramilitarismo es una Herramienta del Estado colombiano, creada por recomendación estadounidense, con formadores estadounidenses y del Mossad. Esta estrategia Estatal es co-financiada por las multinacionales.

La herramienta paramilitar del Estado colombiano es uno de los principales mecanismos del Terrorismo de Estado en Colombia, empleado para amedrentar a la población y viabilizar así el saqueo de Colombia por transnacionales. La herramienta paramilitar es esencial para acallar a las poblaciones y para garantizar la acumulación capitalista.

El paramilitarismo es la herramienta por excelencia del terrorismo de Estado que busca acallar la reivindicación social, a la par que busca provocar masivos desplazamientos poblacionales para que las multinacionales exploten las tierras codiciadas. Miles de personas han sido víctimas del Terrorismo de Estado en Colombia: masacres, asesinatos, desapariciones forzadas, torturas son el resultado de la doctrina militar del “enemigo interno”. El genocidio continúa perpetrado por las herramientas oficiales y para-oficiales de un Estado al servicio del Gran Capital. El paramilitarismo es financiado por el Estado, los latifundistas, y las multinacionales.

La herramienta paramilitar fue preconizada desde mediados del siglo pasado por los Estados Unidos: ya la misión Yarbourough de 1962 establecía claramente sus directivas en cuanto a la conformación del paramilitarismo para someter a la población y crear masivos desplazamientos poblacionales, para "combatir al comunismo" y garantizar el avance de la depredación capitalista en Colombia. Los manuales de tortura de la CIA como el KUBARK, son ampliamente utilizados por el ejército colombiano que se rige por la doctrina contrainsurgente y el nefasto concepto del “enemigo interno” bajo el cuál los aparatos Estatales desarrollan el genocidio contra el pueblo colombiano.

------

RESISTENCIA MAPUCHE



Reivindicación de acciones de sabotaje del ORT Wenteche-Catrileo

El Órgano de Resistencia Territorial (ORT) Wenteche – Catrileo de la Coordinadora de Comunidades en Conflicto Arauco – Malleco (CAM), comunica a nuestro Pueblo Nación Mapuche y a la opinión pública en general lo siguiente:

Kiñe: Que reivindicamos la acción de sabotaje realizado este domingo 12 de marzo en la madrugada, en contra de la empresa Trans – Cavalieri, acción incendiaria que destruyó completamente 19 camiones, 9 ramplas y un galpón en la ruta que une Temuco con Lautaro.

Epu: Que esta acción fue realizada por pu weichafe del ORT CAM, compuesto exclusivamente por mapuche, obedeciendo a los lineamientos de nuestro Proyecto Político de Liberación Nacional.

Kula: Que esta acción se enmarca en el justo proceso de lucha por el territorio y la autonomía de nuestro Pueblo Nación. En este sentido, se deben entender las acciones de sabotaje y ejercicios de control territorial como líneas en las que se sustenta nuestro proyecto político estratégico de Resistencia y Reconstrucción Nacional.

Meli: Que reafirmamos, como pu weichafe, el más férreo compromiso de lucha hasta las últimas consecuencias en defensa de nuestro pueblo y sus derechos políticos – territoriales, haciendo frente a todo proceso de inversión capitalista que arremeta y devaste nuestro territorio ancestral e histórico.

Kechu: Que con esta acción de mayor envergadura, también queremos señalar a nuestro pueblo oprimido que existe la voluntad y la capacidad de los weichafe – mapuche, de enfrentarnos decididamente a las expresiones del sistema capitalista y el Estado colonialista opresor, a pesar de los costos que esta lucha conlleva.

Kayu: Que frente a las voces del empresariado fascista y sus grupos de choque, los gremios, que piden al gobierno una mayor militarización y represión en contra del Pueblo Mapuche, respondemos con una actitud de dignidad combativa, elevando nuestros niveles de organización y lucha, de resistencia y sabotaje.

Regle: Que resultan vergonzosas las declaraciones de algunos personeros de gobierno que, como lacayos, salen en defensa de los intereses empresariales, pretendiendo invocar la ley antiterrorista del dictador Pinochet o hacen eco de los llamados a establecer una dictadura militar en la región, con el objeto de custodiar a los usurpadores. Sus posiciones reafirman lo que hemos venido sosteniendo, “este gobierno administra y legisla sólo para los poderosos y en contra del Pueblo Mapuche”.

Pura: Que nos resultan lastimeras las declaraciones de algunas voces al interior del movimiento mapuche que, sin representación, levantan la tesis de los auto-atentados, queriendo desvirtuar así la legítima expresión de resistencia de nuestro pueblo.

Aylla: Que al Estado le dejamos en claro que no creemos en sus llamados al diálogo. Para nosotros no son más que mentiras y nuevos engaños. Que no puede haber “paz social sin justicia para el Pueblo Mapuche”.

Finalmente, hacemos un llamado a todo nuestro PUEBLO – NACIÓN MAPUCHE, A LAS COMUNIDADES EN RESISTENCIA, A LOS WEICHAFES, a no dejarse amedrentar y a dar continuidad a los diversos procesos de lucha territorial y política.

QUE LA RESISTENCIA, NO ES TERRORISMO.
AMULEPE TAIN WEICHAN
MATÍAS CATRILEO MONGELEIÑ
¡FUERA LAS FORESTALES, HIDROELÉCTRICAS Y DEMÁS INVERSIONES CAPITALISTAS DEL WALLMAPU!


 Fuente: Resumen Latinoamericano
 
---------------

México: las narco-fosas del narco-capitalismo



Por Raúl Zibechi

"El país se ha convertido en un inconmensurable tiradero de cadáveres", destaca el semanario Proceso en su cobertura sobre el gigantesco narco-cementerio descubierto en el estado de Veracruz (Proceso, 19 de marzo de 2017).

Todos los días, desde hace una década, se acumulan noticias macabras que elevan la cifra de muertos por la 'guerra contra el narcotráfico' a más de 200.000 personas y 30.000 desaparecidos.

Al día siguiente, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y ONU-Mujeres apuntan al corredor Puebla-Tlaxcala como una de las principales zonas de captación y tránsito de personas con fines de explotación sexual, lo que sucede desde hace, al menos, 20 años, "sin que el Estado mexicano intervenga de manera decidida en un fenómeno delictivo que se extiende cada vez más" (La Jornada, 20 de marzo de 2017). El informe asegura que "México es país de origen, tránsito y destino de víctimas de trata de personas, a lo cual contribuye su situación geográfica, dado que se ha convertido en paso obligado de los migrantes centroamericanos".

El mismo día, los medios informan del asesinato del periodista Ricardo Monlui Cabrera, propietario y director del portal El Político, cuando salía de un restaurante junto con su familia en el municipio de Yanga, en Veracruz. Sólo en ese estado, 24 periodistas y fotógrafos fueron asesinados durante las Administraciones de los miembros del PRI (Partido Revolucionario Institucional) Fidel Herrera y Javier Duarte. Este fue gobernador entre 2010 y 2016 y, desde hace seis meses, se encuentra prófugo de la justicia, que lo acusa por delitos de "delincuencia organizada", lo que habla de su vinculación con el narcotráfico.

Este breve panorama dibuja no obstante la lacerante actualidad de México, que sufre una guerra que se ha cobrado más víctimas que las guerras civiles centroamericanas en las décadas de 1980 y 1990. Hay tres aspectos que merecen ser destacados: la inacción del Estado, la connivencia de una parte de las instituciones con el narcotráfico y la acción de la sociedad civil organizada como única respuesta a la violencia.

El caso de Veracruz, que estos días ocupa las portadas de los medios, puede servir de muestra de lo que sucede en casi todo el país. Por un lado, aparece la disputa entre diversos carteles de la droga (Jalisco Nueva Generación y Los Zetas, con apoyo de agentes policiales y de la Secretaría de Seguridad Pública, en asesinatos y desapariciones). Una de las luchas más crueles se registra por el control de puerto de Veracruz, sobre el golfo de México, el puerto marítimo y comercial más importante del país azteca. Por allí salen toneladas de droga e ingresan los preciados precursores químicos imprescindibles para fabricar estupefacientes.

Veracruz tiene 212 municipios y se han encontrado fosas clandestinas en 44 de ellos, sobre todo en el entorno del puerto. La más reciente es la descubierta en Colinas de Santa Fe, que alberga un mínimo de 250 cadáveres, pero que la Policía Científica estima que podrían superar los 600.

Más aquí: Hallan más de 250 cráneos en fosa clandestina en Veracruz

El narco opera de una manera directa. Cuando una autoridad no se pliega a sus negocios, ya sea participando o dejando hacer, la asesinan o crean una situación insostenible. Cuando Miguel Ángel Yunes, del PAN, asumió la gobernación de Veracruz (el 1 de diciembre de 2016), en sustitución del prófugo Duarte, se produjeron 600 homicidios en los primeros 100 días de su Administración. Un mensaje mafioso, una advertencia para que participe en los negocios ilícitos o por lo menos no se entrometa.

Pero uno de los hechos más elocuentes es el trabajo incansable de las madres de desaparecidos, que decidieron salir a buscar a sus hijos e hijas que no regresaron. Es el caso de Colectivo Solecito, que consiguió ubicar decenas de cuerpos y es el responsable del descubrimiento de la megafosa de Colinas de Santa Fe, probablemente la más grande hallada en América Latina.

Son apenas medio centenar de madres, que dedican todo su tiempo a realizar marchas, denuncias y a cavar en las fosas clandestinas con sus manos. Financian sus actividades con ventas de ropa en garajes, kermeses y rifas para apoyar a sus brigadas de búsqueda. El 10 de mayo del 2016, varios desconocidos se les acercaron en una marcha y les entregaron papeles con mapas dibujados a mano que les permitieron llegar a la fosa de Colinas de Santa Fe.

Las madres del Colectivo Solecito dijeron a Proceso que el fiscal general del Estado, Jorge Winckler (goo.gl/2tV08F), "se burla de nosotras en redes sociales, no nos atiende, no nos recibe", y desprecia el trabajo de las asociaciones de familiares de desaparecidos. En suma, que la complicidad del Estado en los crímenes del narcotráfico está fuera de duda. Por eso, el pasado 16 de febrero, las madres entraron a la fuerza a la Fiscalía empujando a los policías ministeriales, luego de que Winckler las hiciera esperar más de tres horas para recibirlas.

A las narco-fosas se suman las matanzas a cielo abierto. El 20 de septiembre de 2011, fueron abandonados 32 cadáveres en Boca del Río (Veracruz). Estaban maniatados, semidesnudos y con las letras Z talladas en las espaldas. Es una de las muchas matanzas con las cuales el narco pretende amedrentar a la población para que no interfiera en sus negocios.

Lo que llama la atención es que el Banco Mundial, además de otras instituciones y organismos como Forbes, consideran que México es el país que tiene mejor "clima de negocios" de la región, que se sitúa en el "grupo selecto de economías mundiales que han llevado a cabo reformas cada año desde 2004" y que, "una vez más, México es la economía mejor clasificada en la región".

¿Cómo podemos relacionar este 'clima de negocios' con una guerra desastrosa para la sociedad mexicana? Este es el punto clave que nos permite pensar que estamos ante un narco-capitalismo. Suele decirse que el de México es un 'narco-Estado". Pero esta realidad, que remacha el Banco Mundial con sus informes favorables sobre México, nos permite inferir que la guerra contra el narco encubre otra realidad más profunda y terrible: el capital funciona en algunos países en alianza con el narco, del cual toma prestados sus modos de operar, que consisten en hacer negocios aun al precio de destruir la sociedad.
 
----------

La maquina de guerra alemana opera en México


Por Hannah Fröhlich

Entre la venta directa de armas, licencias y herramientas para su producción, Alemania ha sido corresponsable de incontados asesinatos y varios masacres en México, un país marcado por la guerra contra el narcotráfico.
 
Imaginemos un montaje de muchas escenas, filmadas desde una cámara escondida en los cañones de todas las armas inventadas en Alemania y usadas en México. Una cámara que capturara cada disparo que salga de cada uno de estos cañones.
 
Para poner un margen de tiempo, empecemos a imaginar todos los disparos realizados desde el 2006, año en el que Calderón inició la guerra contra el narcotráfico y varias empresas de armamento alemana aprovecharan la orden de militarización en México como oportunidad de mercado para vender armas, herramientas para su producción y licencias.
 
Un montaje de todos los disparos realizados
 
Imaginemos un montaje de todos los disparados realizados. ¿Qué veríamos?
 
Veríamos caer a miles de personas en todas las esquinas del país, asesinatos de mujeres, campesinos, estudiantes, niñas y niños, defensores de derechos humanos y de la tierra, de los recursos y de los pueblos indígenas. Asesinatos de personas cuyo nombre desconocemos, historias confusas que no entenderíamos porque ya no hay información suficiente para reconstruirlas. Asesinatos clandestinos, silenciados e impunes. Con tanto estruendo, grito y sangre quedaríamos sordos y aterrorizados.
 
No sólo como herramientas de crímenes diarios, sino también en la mayoría de las grandes matanzas que han sacudido a México, armas de origen alemán han figurado un papel fundamental. A continuación veremos algunos de los casos en los que por el fracaso de la justicia de Alemania, un país considerado de los más avanzados en cuanto a su legalidad constitucional, han podido ocurrir terribles crímenes de Estado en México. La gran mayoría impunes hasta el día de hoy, en ambos países.
 
María Escobedo fue asesinada con una pistola alemana
 
Veríamos la bala de una pistola de 9-mm-Sig Sauer, en manos de un sicario irrumpiendo el cuerpo de María Escobedo, portando un afiche el 16 de diciembre de 2010 enfrente del palacio de gobierno de Chihuahua. La veríamos caer al piso y morir.
 
María Escobedo era una importante defensora de derechos de la mujer. Para ella, todo cambió después de que su hija de 16 años fuera matada por su novio celoso. Su absolución y la generalizada indiferencia jurídica y política ante miles de feminicidios en su estado y en todo el país, la habían movilizado para luchar por justicia y paz.
 
Según las confesiones posteriores del sicario que mató a María Escobedo, con la misma pistola alemana de Sig Sauer lo veríamos matar a once personas más.
 
Turbias estrategias empresariales y escondrijos jurídicos
 
Sig Sauer, con sede principal en Eckernförde, Alemania, es una de las empresas de armamento que ha sido experta en evadir las leyes de exportación alemanas, deslocalizando parte de sus fábricas de producción a otros países de la OTAN que cuentan con leyes de exportación más permisivas.
 
Con su localización en New Hampshire, EEUU, la empresa hermana de Sig Sauer ha encontrado un punto estratégico para enviar armas a su vecino del sur que se encuentra en un constante conflicto armado.
 
Según un documento interno del congreso estadounidense a manos de los medios alemanes Tageszeitung taz y ARD, el monto actual de enviados de rifles, metralletas y herramientas que la empresa de New Hampshire recientemente envió a México, equivale a un valor de 266 millones de USD. Esto es una cantidad nunca antes vista, cómo destaca el periodista Wolf-Dieter Vogel, experta en asuntos de armas. El material se distribuye a la marina, la Secretaría de Defensa Nacional (SEDENA) y a fuerzas federales y estatales.
 
El abogado y activista anti-armas Holger Rothbauer, recalca: "Sin la tecnología de la sede en Alemania, no serían posibles las exportaciones de la compañía hermana estadounidense“.
 
También Jürgen Grässlin, activista importante, autor y acusador de varias empresas y funcionarios involucrados en negocios disonantes de exportación de armas afirma que Sig Sauer en Alemania quebró la ley de forma sistemática, porque para suministros tecnológicos a sedes en países terceros, es necesaria una autorización por parte de los ministerios alemanes. Esta nunca fué solicitada. Los procesos penales, inducidos por los dos abogados, siguen vigentes.
 
Los sucesos en Guerrero del 2011
 
Sigamos imaginando el montaje de balas saliendo de armas alemanas:
 
Veríamos cómo a la luz del mediodía del 12 de diciembre 2011 cayeran los estudiantes de la normal de Ayotzinapa Gabriel Echevarría de Jesús y Jorge Alexis Herrera Pino, por balas de calibre OTAN. Estas son propias de los fusiles G36 de la empresa alemana Heckler & Koch (H&K). Fueron portadas por las fuerzas públicas que ese día apuntaron a la gente que pacíficamente bloqueaba la Autopista del Sol a las afueras de Chilpancingo.
 
Los fusiles G36 estaban prohibidos en Guerrero
 
Según las leyes de control de exportaciones alemanas, el fusil automático G36 no debería haber estado en Guerrero. Es uno de los cuatro estados mexicanos, a los que la venta de armas estaba prohibida por reportes de graves violaciones a derechos humanos, calificados por la Secretaría de Relaciones Exteriores alemana. Los otros tres estados son Chihuahua, Chiapas y Jalisco.
 
Sin embargo, sólo entre los años 2006 y 2008 pudieron llegar una cantidad incierta de 8 mil a 10 mil fusiles a los almacenes del ejército mexicano en todo el país, desvela una investigación del experta Carlos Pérez Ricart. Según su crónica publicada en el 2013, la mayoría de este envío de armas (un 49,68 %) ha sido distribuido en los ya mencionados cuatro "estados prohibidos“.
 
¿Cómo fue posible la presencia de las armas en Guerrero a pesar de la prohibición?
 
Desde el 2009, Vogel, Grässlin y Rothbauer entre otros, fueron destapando una gran cadena de enredos corruptos entre directivos de la empresa H&K que produce los G36, personas en las oficinas públicas en Alemania y funcionarios mexicanos. Un informante, en aquel entonces empleado de H&K, les había proporcionado importantes medios de prueba del negocio corrupto.
 
Armas alemanas y Ayotzinapa
 
De estos mismos fusiles G36, 56 ejemplares han sido encontrados en los cuarteles de la policía municipal de Iguala, después de la matanza de seis estudiantes de Ayotzinapa, la desaparición de 43 y varias lastimaduras graves en la noche entre el 26 y 27 de septiembre del 2014 en Iguala, Guerrero.
 
A la altura de hoy, investigadores mexicanos pueden probar que al menos siete policías del operativo de esa noche disparaban con los mismos fusiles que habían llegado a Guerrero de forma ilegal. Entre ellos está el policía que asesinó a Julio Cesar Mondragón.
 
"Nunca hemos estado tan avanzados en la lucha contra la industria de armamento"
 
Aunque en la mayoría impunes hasta el día de hoy, Grässlin apunta al gran avance de los activistas antiarmas.
 
En una conversación en diciembre del año pasado, el autor me asegura: "En toda la historia, nunca hemos estado tan avanzados en la lucha contra la industria de armamento como en este preciso momento. Por primera vez, han sido citados ante los tribunales dos de los directivos de la empresa más letal del mundo, por el número de muertos (aprox. 2 millones en todo el mundo). Esto no ha pasado nunca.“
 
También es la primera vez en la historia que una víctima directa de armas alemanas en el extranjero juegue un papel principal en los juicios contra empresas de armamento. Se trata de Aldo Gutiérrez Solano, estudiante de Ayotzinapa que desde ser disparado en la noche del 26 de septiembre aún sigue en coma.
 
Son los padres de Aldo que pidieron la vista de expedientes del proceso contra la empresa H&K que iniciará este año. Con ello, tratan de incorporar a Aldo como actor accesorio, me explica Christian Schliemann, abogado del European Center for Constitutional and Human Rights (ECCHR) que lleva la denuncia.
 
Además, Grässlin espera que se puedan reabrir los procesos penales contra los funcionarios públicos que desde Alemania han ayudado intencionadamente a encubrir los envíos de armas a los cuatro estados prohibidos.
 
"Hay pruebas tan obvias, que no me puedo imaginar que la tribunal permita que los acusados salgan de la sala de justicia impunes“, sostiene el activista. "Va a ser un proceso muy interesante, porque la fiscalía de Stuttgart es conocida por ser muy cercana a la industria de armamento.“
 
Denuncia del Ex-presidente de la tribunal regional, Peter Beyerle
 
A principios de verano de este año, Peter Beyerle, el ex-presidente de la tribunal de Rottweil, va a ser llevado ante la justicia.
 
Peter Beyerle fue presidente de la tribunal de Rottweil, región donde se ubica la sede de H&K. Después de su jubilación, sin solución de continuidad, pasó a la sección jurídica y la gerencia de la misma empresa de armamento, dónde estuvo operando los negocios sucios con México, resalta Grässlin.
 
"En Alemania va a haber un verdadero estallido a nivel jurídico. El caso es intrigante: Una tribunal regional va a juzgar sobre un ex-presidente de tribunal“, dice Grässlin. "Hay dos posibilidades: O lo cuidan con guantes de seda por ser uno de los suyos o lo condenan de forma extremamente dura, porque claro, resulta ser un verdadero escándalo que uno de sus propias filas derive a la ilegalidad“.
 
Un nuevo caso de vergüenza: HMP
 
Ahora, otras empresas han sabido aprovecharse de la oportunidad comercial que ha dejado la prohibición de venta a H&K tras las denuncias de Grässlin y Rothbauer. Esto sobre todo afecta el mercado de las armas más letales: Las armas ligeras.
 
Según el periodista Vogel, nuevas investigaciones revelan los planes de la fábrica Heinrich-Müller-Maschinenfabrik (HMP) de exportar una máquina para la producción de cañones sin autorización del gobierno alemán.
 
Rothbauer acaba de presentar una denuncia contra HMP por querer saltarse las leyes de exportación alemanas: Documentos internos en manos del Tagezeitung taz confirman el trato de venta de HMP con la SEDENA.
 
La máquina en discusión sirve para producir cañones de los fusilos de asalto mexicanos FX05, la copia barata de los rifles alemanes G36 de calibre OTAN.
 
Ahora está en la fiscalía de comprobar la acusación. "En el caso de que se dicte no necesaria la autorización para la venta de esta arma de guerra, significaría un fracaso absoluto de todos los organismos públicos involucrados“, opina Rothbauer.
 
Leyes absurdas
 
En una entrevista con Schliemann, el abogado del ECCHR recalca el absurdo de las leyes de exportación alemanas. "Es un hecho que la justicia alemana es diseñada con recursos legales limitados para evitar el procedimiento contra las propias leyes de autorización de exportación.“
 
Con respecto a la política de limitar la venta sólo a ciertos estados (Chihuahua, Guerrero, Chiapas, Jalisco), Schliemann añade: "Esta limitación ya de por sí fue pura arbitrariedad. Es una completa idiotez y jurídicamente nunca se ha manejado así. Eso de lanzar cualquier región sobre la mesa, y alegar que son las más violentas, no tiene sentido alguno“.
 
El absurdo de estas leyes se hace evidente cuando en casos como el masacre de Tlatlaya en el Estado de México del 2014, en el que fueron asesinadas 22 personas o en las matanzas de civiles en Michoacán, como en el caso del niño Hidelberto Reyes, es evidenciado que fueron usados rifles alemanes provenientes de la empresa H&K.
 
Doble moral a nivel europeo
 
También a nivel europeo la justicia deja mucho que desear.
 
El vago reglamento de doble-uso de la Unión Europea es una verdadera zona gris en el sistema jurídico: Permite la exportación de mercancías que son usadas tanto con fines civiles como militares. Bajo este reglamento, "los motores para tanques chinos ya no son considerados bienes armamentísticos por el simple hecho de que también pueden ser usados con otro propósito“, explica el político del Partido de la Izquierda DIE LINKE, Jan van Aken.
 
Todos estos ejemplos de la realidad mexicana muestran la urgencia de redefinir reglamentos de control de exportación.
 
Entre otros ajustes, el abogado Rothbauer propone un reglamento que obligue a las empresas de depositar un anticipo de fondos para el caso hipotético de que haya víctimas civiles. "De esta manera se podrían frenar considerablemente las enormes ambiciones económicas que las empresas tienen en el mercado mexicano“. Esto sería una manera eficaz de evitar exportaciones a países donde "policías y militares fríen a cualquiera de forma salvaje“.
 
---------

martes, 28 de marzo de 2017

(Video) Filipinas: Militantes del Frente Democrático Nacional realizan acción en la capital filipina en apoyo a la guerrilla comunista del Nuevo Ejército del Pueblo en su 48 aniversario.



27 de marzo de 2017
 
Cientos de revolucionarios invitaron al pueblo a unirse al Nuevo Ejército del Pueblo y ser parte de su revolución contra el imperialismo de los Estados Unidos de América, el capitalismo burocrático y el feudalismo.

-----------

SABIN no debió de morir



SABIN no debió de morir

El PNV, de la renuncia a la rendición (1977-2017)


Por Josemari Lorenzo Espinosa
 

ETA entrega las armas. Pues nosotros no vamos a ser menos. No tenemos armas que entregar. Pero nos rendimos, que es mas. La cuestión es que estos no nos roben mas titulares”.

A ver quién da mas y se queda en menos. Podía ser la decantación de lo tratado en el sanedrín del partido, el “think tank” de Albia, durante la preparación del 70 aniversario de la Renuncia. Luego la escenificación no pudo ser mas gloriosa. En el BEC de Barakaldo. Con Arzalluz, en plena forma mediática, repartiendo a centro y siniestro. Avalando con su presencia y su verbo radioactivo, el correcto caminar autonómico del partido de Sota. Y afeando, los errores y horrores de los demás. Días después, la prensa del régimen, y la otra, se siguen ocupando de las reacciones. Por ejemplo las de ELA. Pero no de las “doctrinales”, que nunca toca.

Arzalluz dió la consigna en Iruña, 1977, con una rentrée que empalmaba con el sotismo autonómico de Aguirre y Leizaola. Los años fósiles del exilio. Y anunció el tiempo de llevar a cabo, los planes autonómicos de siempre. Retrasados por la República y aplazados por culpa de Franco. Cosa que se hizo, mediante acuerdo con Suárez, y gran éxito de público y votos. Los autonomistas vascos pedían la vuelta al juego floral de 1839. Insistiendo en que era lo que decía Arana. Y dejaron la independencia para los locos y malos de la izquierda.



No me hagas reir lendakari


En sustancia, Arzalluz en Barakaldo volvió para atacar a los de siempre. A estos chicos (¡qué pena¡) que se han desviado del correcto camino de Madrid. Aunque hay que reconocerle un punto de sinceridad (¿mala conciencia?), en un aspecto cuidadosamente silenciado por casi todos los comentaristas. Cuando habló de los “otros”. Los otros, somos nosotros. O sea, HB, la izquierda abertzale, ETA por supuesto. Dijo que ellos (o sea, los de Sota) en 1977 iban de malos. Y nosotros (o sea los de ETA) de héroes. Y que eso, el de Azkoitia dixit, o sea “que fueron héroes”, no lo iba a discutir. Pero...claro “se han metido en un fregao, del que no saben cómo salir”…No como el partido de Sota, que se han metido en Ajuria Enea y no es que no sepa salir. Es que no quiere.

Pues si, querido y recordado Arzallus jauna, es lo que tiene ir de “héroe”. O sea, alguien que se mete en problemas por pensar en los demás. No como ser traidor. Que es el que sabe esquivar los problemas, pensando solo en si mismo. Aunque diga a todas horas, que piensa en Euskadi. Imagine a dónde podían haber llegado, con el partido de Sota, los Txabi, Argala, Txikia y tantos otros, si hubieran pensado en si mismos. O sea, si no se hubieran equivocado. Si no se hubieran metido en “fregaos”. Tal cómo Leizaola le dijo a Bareño, en cierta ocasión cuando supo que era economista (¡uno de ETA economista, nada menos¡). El lendakari zaharra pensaba que aquellos chicos venían directamente con sus taparrabos de Santimamiñe, y, sorprendido, y compungido que era lo suyo, afirmó entre paternalista y futurólogo: “¡Qué pena¡… Cómo os habéis metido en esto. Pero no sabéis que Euskadi va a necesitar economistas, cuando sea independiente”. Y Bareño, que apenas tenía 25 años, cabreado: “Si muy bien...Y quién va a liberar Euskadi...¿Vosotros?”. Yo hubiera añadido: No me hagas reir, lendakari.


Oposición de buenos chicos: sin confrontación



Ortuzar, cuarenta años después de los primeros martillazos de Arzallus, en Iruña, ha terminado de clavar, en Barakaldo, el ataud de Arana. De la renuncia nacional de 1977 a la rendición incondicional de 2017, cuarenta años de magia y glamour sotista nos contemplan. Los encantadores de votos han culminado el proyecto de don Ramón. No somos españoles, ni franceses, queremos ser libres como cualquier otro. Pero... de buen rollito. Sin “confrontación”. No vamos a incordiar por esa tontería, la siesta española. Ni francesa. Al fin y al cabo, nuestros mejores aliados (PSOE y PP) son quienes mandan en España. Y no vamos a discutir con ellos (dice, Ortuzar). Con todo lo que nos quieren y ayudan, en esta mamandurria vascongada (digo, yo).

Ortuzar, representante actual de la inteligencia del partido, acaba de anunciar el penúltimo galimatías salido de las oficinas de Sota. Es lo que necesita, ni mas ni menos, el fiel votante sotista. Resulta que vamos a ser independientes, sin confrontación alguna con los malos (España y Francia). Es decir, ni siquiera como los catalanes, que también están pasando lo suyo. Y dice Ortuzar, con ese perfil mussoliniano que le distingue, que lo que quiere (queremos) es ser un Estado y una nación. Como las demás. Pero sin enfadarnos. Sin confrontación.

No paro de frotarme los ojos, hoy por la mañana. Para comprobar que no estoy soñando. Y que Ortuzar ha dicho lo que ha dicho. O lo que ha venido a decir: Que se puede ser independiente de España y de Francia, sin “confrontación”. Vamos sin molestar, como quería Aguirre cuando lo de Calvo Sotelo. Que pidió aparcar todas las demandas vascas (autonómicas por supuesto) ante los problemas que estaba pasando la pobrecita España, con el alboroto republicano, el atentado contra el jefe de la oposición, el consabido ruido de sables etc.

Ortuzar, del que creíamos había dicho todo, es el portavoz de la nueva magia, no ya pacífista (como eran las de Arzalluz o Garaiko)...Es que, ni siquiera enfrentada. Nada de enfrentamientos. Nada de confrontación. Vamos a ganar, sin jugar. Como el Alavés en la final. Seguiremos los consejos de los papas: rezar y hacer procesiones.

En sus buenos tiempos, Arzalluz intentó somatizar a los suyos con el timo foral. Pedía la confrontación foral con España, cuando Ortzi pedía la independencia a secas. Que es de suyo, lo que nos corresponde. Déjadnos, decía don Xabier, reconocer al rey como nuestro, a cambio de unos Fueros antiguos, que ya no hacen daño a nadie. No le hicieron caso. Ni eso. Claro. Se tuvo que conformar con lo que Suárez les prometió. Un Estatuto cojitranco, sin Nabarra y sin Fueros. Un Estatuto “Capitidisminuido”, dijo el propio don Xabier.

Arzalluz, cuando era miembro de la Comisión española constitucional, tampoco es que prometiera mucho. Se quejaba, siempre que podía, amargamente de las negativas celtibéricas. Rezongaba contra Suárez, contra González, contra la Constitución...Pero participaba como el que mas. Y porque no le dejaron ser unos de los padres de la “Pepa” del 78... Pero la cara del partido cambió en la campaña estatutaria. La Constitución no nos valía, pero el Estatuto su hijo bastardo, nos viene de perlas. Así que, dame pan y ya sabes...con un BAI todos contentos.



El gran Houdini



Chapeaux. El PNV lo ha conseguido. El gran muñidor de elecciones, es también el gran Houdini de las ideologías. Se puede ir una vez al año a Sukarrieta, a comprobar que Arana no se ha escapado del féretro. Se puede estar cuarenta años dando vueltas a la rueda del molino autonómico. Regateando con Madrid, los cuartos del Cupo. Se puede ser nacionalista vasco, sin avanzar un milímetro hacia la independencia. Y sobre todo, se puede echar la culpa a ETA. Cuando está y cuando no está. Y salir de todo, vivito, coleando y de pie.

A este curriculum, ahora añadimos mas: se puede vivir en armonía con los ocupantes, mediante un buen reparto del negocio. Y se pueden prometer otros cuarenta años de paz, ahora que los nuevos Txabi, Argala, Bareño etc. de hoy, están quietecitos en las universidades, preparándose para una Euskadi independiente. Se puede cantar que “Sabino no debió de morir”, pero ya que no va a salir de Sukarrieta...Vamos a aprovechar no solo a los economistas, también al fundador...Que el Alderdi de este año promete...Verán los del Madrid, dice Ortuzar, “nos van a oir”.



Josemari lorenzo espinosa


--------

¿Acuerdos de paz o rendición política?




"Una y otra vez, en todo el mundo, las negociaciones y los acuerdos de paz orquestados por el Imperio han tenido un solo objetivo: desarmar, desmovilizar, derrotar y desmoralizar a los luchadores de la resistencia y a sus aliados."


Colombia, Oriente Próximo y Ucrania….


Por James Petras
 
 
Introducción
 
Últimamente se ha hablado mucho de acuerdos de paz en todo el mundo. En casi todas las regiones o países que sufren una guerra o una invasión se ha mencionado la posibilidad de negociar “acuerdos de paz”. En muchos casos, estos llegaron a firmarse y todavía no han logrado acabar con los asesinatos y el caos provocados por la parte beligerante apoyada por EEUU.
 
Vamos a repasar brevemente algunas de estas negociaciones del pasado y del presente para comprender las dinámicas de los “procesos de paz” y los resultados subsecuentes.
 
El proceso de paz
 
Actualmente están en marcha diversas negociaciones supuestamente diseñadas para lograr acuerdos de paz. Entre ellas podemos citar: las discusiones en Ucrania entre la junta, con sede en Kiev y respaldada por la OTAN y EEUU, y la dirigencia de la región de Donbas, situada al este del país, opuesta al golpe y a la OTAN; en Siria, entre la coalición saudí-EEUU-OTAN-terroristas armados y el gobierno sirio y sus aliados rusos, iraníes y de Hezbolá; en Palestina, entre el régimen colonial israelí respaldado por EEUU y las fuerzas por la independencia palestina en Cisjordania y la Franja de Gaza; y, en Colombia, entre el régimen del presidente Santos apoyado por EEUU y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
 
Hay otras negociaciones de paz en marcha que no han recibido atención pública.
 
Resultados de acuerdos de paz del pasado y del presente
 
A lo largo del pasado cuarto de siglo se firmaron diversos acuerdos de paz, todos los cuales llevaron a la rendición tácita de los protagonistas antiimperialistas armados y de los movimientos populares de masas.
 
En América Central, los acuerdos firmados en El Salvador y en Guatemala condujeron al desarme unilateral del movimiento de resistencia, la consolidación del control de la economía por la oligarquía y el crecimiento y proliferación sin trabas de bandas de narcotráfico y escuadrones de la muerte auspiciados por el gobierno. A consecuencia de ello se produjo una escalada del terror interno. Los líderes de la resistencia consiguieron votos, entraron en el parlamento como políticos y, en el caso de El Salvador, ocuparon altos cargos. Las desigualdades se mantuvieron o empeoraron al igual que los asesinatos, que llegaron incluso a superar las cifras del periodo previo al acuerdo de paz. Un gran número de emigrantes, con frecuencia refugiados que huían de la violencia de las bandas armadas, entraron ilegalmente en EEUU Este país consolidó sus bases y sus operaciones militares en América Central, mientras la población seguía sufriendo.
 
Las negociaciones de paz israelí-palestinas no produjeron ningún acuerdo, pero sirvieron para proporcionar una ligera tapadera al aumento de la anexión de tierras palestinas para construir enclaves racistas “solo para judíos”, provocando asentamientos ilegales a más de medio millón de colonos judíos. EEUU respaldó por completo la farsa del proceso de paz, financiando a los líderes-vasallos corruptos palestinos y proporcionando apoyo diplomático, militar y político incondicional a Israel.
 
EEUU-Unión Soviética: el acuerdo de paz
 
Se suponía que los “acuerdos de paz” entre Reagan-Bush y Gorbachov acabarían con la Guerra Fría y lograrían la paz global. Pero, en lugar de ello, EEUU y la Unión Europea (UE) establecieron bases militares y regímenes clientelares por toda Europa Oriental, el Báltico y los Balcanes, saquearon los recursos nacionales y se apropiaron de las economías desnacionalizadas. Las élites con sede en EEUU dominaron el régimen vasallo de Boris Yeltsin y despojaron virtualmente a Rusia de sus recursos y su riqueza. En alianza con los oligarcas gansteriles, hundieron su economía.
 
El régimen postsoviético de Yeltsin compitió en las elecciones, promovió la multiplicidad de partidos y presidió un país desolado, aislado y cada vez más rodeado; al menos la elección de Vladimir Putin sirvió para “descolonizar” el aparato del Estado y reconstruir parcialmente la economía y la sociedad.
 
Las negociaciones de paz de Ucrania
 
En 2014, un golpe de Estado violento patrocinado por EEUU unió a fascistas, oligarcas, generales y simpatizantes de la UE, que tomaron en control de Kiev y de la parte occidental de Ucrania. Las regiones orientales pro-democracia de Donbas y la península de Crimea organizaron la resistencia al régimen golpista. Crimea votó unánimemente la unión con Rusia. Los centros industriales del este de Ucrania (Donbas) formaron milicias populares para resistir a las fuerzas armadas y los paramilitares neonazis de la junta respaldada por EEUU Después de unos años de caos y habiendo llegado a una situación de punto muerto, se inició un “proceso de negociación” que no impidió que el régimen de Kiev continuara atacando al Donbas. El “intento de paz” se convirtió en la base del “Acuerdo de Minsk”, negociado por Francia, Rusia y Alemania, mediante el cual la junta de Kiev pretendía el desarme del movimiento de resistencia, la reocupación del Donbas y de Crimea y la eventual destrucción de la autonomía cultural, política, económica y militar del este de Ucrania, de mayoría étnica rusa. En consecuencia, el “Acuerdo de Minsk” ha sido poco más que un plan fracasado para lograr la rendición.
 
Mientras tanto, el saqueo masivo de la economía de la nación perpetrado por la junta de Kiev ha convertido Ucrania en un Estado fallido en el que 2,5 millones de habitantes se han trasladado a Rusia y muchos otros miles han emigrado a Occidente a cavar patatas en Polonia o se han incorporado a los burdeles de Londres y Tel Aviv. La juventud desempleada restante ha quedado con la sola opción de vender sus servicios a las tropas de choque de los paramilitares fascistas de Kiev.
 
Colombia: ¿Acuerdo de paz o cementerio?
 
Si examinamos sus encarnaciones pasadas y la experiencia presente, resulta prematuro celebrar el “acuerdo de paz” de las FARC colombianas y el presidente Santos.
 
En las últimas cuatro décadas, los regímenes oligárquicos colombianos, apoyados por el ejército, los escuadrones de la muerte y Washington han convocado innumerables “comisiones de paz”, inaugurado negociaciones con las FARC y procedido a romperlas para relanzar guerras a gran escala, utilizando los “acuerdos de paz” como un pretexto para diezmar y desmoralizar a los activistas políticos.
 
En 1984, el que era presidente Belisario Betancourt firmó un acuerdo de paz con las FARC conocido como el “Acuerdo Uribe” por el cual miles de activistas y simpatizantes de las FARC se desmovilizaron, fundaron un partido legal, la Unión Patriótica (UP), y entraron en el juego electoral. En las elecciones de 1986, candidatos de la UP fueron elegidos senadores, congresistas, alcaldes y concejales y su candidato presidencial consiguió más del 20% del voto nacional. En los siguientes cuatro años, de 1986 a 1989, más de 5.000 dirigentes, cargos electos y candidatos presidenciales de la UP fueron asesinados en una campaña nacional de terror. Decenas de miles de campesinos, trabajadores del petróleo y jornaleros de las plantaciones fueron asesinados, torturados y empujados al exilio. Los escuadrones paramilitares de la muerte y los ejércitos privados de los terratenientes, aliados con las Fuerzas Armadas de Colombia, asesinaron a miles de líderes sindicales, periodistas, trabajadores y familiares. La “estrategia paramilitar” del ejército contra no combatientes y civiles de las aldeas había sido desarrollada en los sesenta por el general del ejército estadounidense William Yarborough, comandante del centro especial de la guerra del ejército estadounidense y creador de las fuerzas especiales conocidas como “boinas verdes”.
 
A los cinco años de su creación, la Unión Patriótica había desaparecido: sus miembros supervivientes se habían exiliado o pasado a la clandestinidad.
 
En 1990, el recién elegido presidente César Gaviria proclamó el inicio de nuevas negociaciones de paz con las FARC. A los pocos meses de su anuncio, el presidente ordenó el bombardeo de la “Casa Verde”, donde se alojaban dirigentes de las FARC y un equipo negociador. Afortunadamente, pudieron escapar antes del ataque traicionero.
 
El presidente Andrés Pastrana (1998-2001) demandó nuevas negociaciones de paz con las FARC que se llevarían a cabo “en una zona desmilitarizada”. Las conversaciones se iniciaron en la región selvática de El Caguan en noviembre de 1998. El presidente Pastrana había negociado con las FARC y activistas sociales numerosas promesas, concesiones y reformas pero, al mismo tiempo, había firmado un acuerdo multimillonario de ayuda militar por diez años con el presidente Clinton, conocido como “Plan Colombia”. Esta práctica de “dobles relaciones” culminó con el inicio por parte de las Fuerzas Armadas de Colombia de una “política de tierra quemada” contra las “zonas desmilitarizadas” bajo el recién elegido presidente Álvaro Uribe, relacionado con los escuadrones de la muerte. A lo largo de los siguientes ocho años, el presidente Uribe empujó al exilio interno a cerca de cuatro millones de campesinos colombianos. Gracias a la financiación de cientos de miles de millones por parte de Washington, Uribe pudo duplicar el volumen de las fuerzas armadas hasta superar los 350.000 hombres, a la vez que incorporaba a miembros de los escuadrones de la muerte al ejército. Asimismo, supervisó la formación de nuevos grupos paramilitares. Hacia 2010, el número de guerrilleros de las FARC había descendido de 18.000 combatientes a menos de 10.000, se habían producido cientos de bajas civiles y millones de personas perdieron su hogar.
 
En 2010, el antiguo ministro de defensa de Uribe, Juan Manuel Santos, fue elegido presidente. En 2012, Santos inició otro “proceso de paz” con las FARC, que fue firmado finalmente a finales de 2016. Según este nuevo acuerdo negociado en Cuba, cientos de oficiales implicados en torturas, asesinatos y desplazamientos forzosos de campesinos recibirían inmunidad mientras que las guerrillas de las FARC tendrían que enfrentarse a juicio. El gobierno prometió la reforma agraria y el derecho al retorno a los campesinos desplazados y sus familias. No obstante, cuando los campesinos regresaban para reclamar sus tierras, eran expulsados o incluso asesinados.
 
Los dirigentes de las FARC aceptaron la desmovilización y el desarme unilateral que tendría que realizarse en junio de 2017. El ejército y sus aliados paramilitares conservarían sus armas y obtendrían el control total sobre las zonas previamente liberadas por las FARC.
 
El presidente Santos aseguró que el “acuerdo de paz” incluiría una serie de decretos presidenciales para privatizar los recursos minerales y petroleros del país y convertir las pequeñas granjas familiares en plantaciones para la agroexportación. A los campesinos-rebeldes desmovilizados se les ofreció parcelas de tierra yerma y marginal, sin recibir apoyo del gobierno ni fondos para carreteras, aperos, semillas, fertilizantes, ni siquiera para construir las escuelas o viviendas necesarias para la transición. Aunque algunos de los líderes de las FARC obtuvieron escaños en el Congreso y la libertad para presentarse a las elecciones sin ser hostigados, las bases jóvenes de la guerrilla y los campesinos quedaban sin muchas alternativas, a no ser la de unirse a los paramilitares o las bandas de narcotráfico.
 
En resumen, este repaso histórico demuestra que sucesivos presidentes y regímenes colombianos han violado sistemáticamente todos los acuerdos de paz, asesinado a los rebeldes firmantes y mantenido el control de la economía y la mano de obra por parte de las élites. Antes de la actual elección, Santos presidió la década más letal siendo ministro de defensa con Uribe.
 
Por su intermediación para lograr la paz de los cementerios para decenas de miles de campesinos y activistas colombianos, el presidente Santos fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz.
 
En la Habana, los líderes y negociadores de las FARC recibieron los elogios del presidente cubano Raúl Castro, el presidente Obama, el presidente Maduro de Venezuela y la gran mayoría de “progresistas“ y derechistas de Norteamérica, Sudamérica y Europa.
 
La sangrienta historia de Colombia, con sus asesinatos generalizados de activistas por los derechos humanos y líderes campesinos, ha continuado incluso cuando se estaban firmando los documentos que señalaban el Acuerdo de Paz. Durante el primer mes de 2017, los escuadrones de la muerte, vinculados a la oligarquía y el ejército, asesinaron a cinco activistas por los derechos humanos. En 2015, cuando las FARC negociaban varias clausulas del acuerdo, más de 120 campesinos y activistas fueron asesinados por los grupos paramilitares que continuaban actuando libremente en zonas controladas por el ejército de Santos. La maquinaria propagandística de los medios de comunicación de masas continúa repitiendo la mentira de que “más de 200.000 personas perdieron la vida a manos de la guerrilla y el ejército”, cuando la inmensa mayoría de los asesinatos fueron cometidos por el gobierno y sus aliados, los escuadrones de la muerte; una calumnia que los líderes guerrilleros no han sabido desmontar. El prominente investigador jesuita Javier Giraldo ha documentado minuciosamente el hecho de que más de tres cuartas partes de dichas muertes fueron obra del ejército y los paramilitares.
 
Se nos pide que creamos que los regímenes presidenciales que han asesinado y continúan asesinando a más de 150.000 trabajadores, campesinos, líderes indígenas y profesionales colombianos se han convertido de un día para otro en socios amantes de la justicia para conseguir la paz. En los tres primeros meses de este año, activistas defensores del acuerdo de paz con las FARC siguen siendo el objetivo y siguen siendo asesinados por los paramilitares supuestamente desmovilizados.
 
Los líderes de los movimientos sociales denuncian un aumento de la violencia por parte de las fuerzas del ejército y sus aliados. Incluso los monitores de los acuerdos de paz y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos admiten que la violencia estatal y paramilitar está destruyendo cualquier estructura pensada por el presidente Santos para implementar las reformas. A medida que las FARC se retiran de las regiones bajo control popular, los campesinos que pretenden acogerse a la reforma agraria se convierten en objetivo de los ejércitos privados. El régimen de Santos está más interesado en proteger las apropiaciones masivas de tierras de los grandes consorcios mineros.
 
Mientras los asesinatos de partidarios de las FARC y activistas de derechos humanos se multiplican, mientras el presidente Santos y Washington intentan aprovecharse de una guerrilla desarmada y desmovilizada, el “histórico acuerdo de paz” se convierte en un gran engaño diseñado para expandir el poder imperial.
 
Conclusión: Epitafio para los acuerdos de paz
 
Una y otra vez, en todo el mundo, las negociaciones y los acuerdos de paz orquestados por el Imperio han tenido un solo objetivo: desarmar, desmovilizar, derrotar y desmoralizar a los luchadores de la resistencia y a sus aliados.
 
Los “acuerdos de paz”, tal y como los conocemos, sirven para rearmar y reagrupar a las fuerzas respaldadas por EEUU tras los contratiempos tácticos de la lucha de guerrillas. Su objetivo es dividir a la oposición (la llamada “táctica del salami”) y facilitar la conquista. La retórica de paz utilizada en estas “negociaciones de paz” significa básicamente el “desarme unilateral” de los luchadores de la resistencia, la rendición del territorio y el abandono de los simpatizantes civiles. Las denominadas “zonas de guerra”, que contienen tierras fértiles y valiosas reservas minerales, se “pacifican” siendo absorbidas por el régimen “amante de la paz”. Ello contribuye a sus programas de privatización y a la promoción del saqueo por parte del “Estado desarrollista”. Los arreglos de paz negociados están supervisados por las autoridades estadounidenses, que elogian y loan a los líderes rebeldes cuando firman los acuerdos que serán implementados por regímenes vasallos del poder imperial… Este último se asegurará de que no se produzca ningún realineamiento en política exterior ni ningún cambio estructural socioeconómico.
 
Algunos acuerdos de paz permiten que los antiguos dirigentes guerrilleros compitan y en algunos casos ganen elecciones como representantes marginales, mientras su base de apoyo es diezmada.
 
En la mayor parte de los casos, durante el proceso y especialmente tras la firma del “acuerdo de paz”, las organizaciones y movimientos sociales y sus seguidores del campesinado y la clase trabajadora, así como los activistas por los derechos humanos, acaban siendo objetivo a abatir por el ejército y los escuadrones de la muerte paramilitares que operan en connivencia con las bases militares del gobierno.
 
Con frecuencia, los aliados internacionales de los movimientos de resistencia les han animado a negociar acuerdos de paz para demostrar a EEUU que son responsables, con la esperanza de de mejorar las relaciones diplomáticas y comerciales. No hace falta decir que las “negociaciones responsables” simplemente servirán para reforzar la determinación del poder imperial para presionar futuras concesiones y estimular agresiones militares y nuevas conquistas.
 
Los “acuerdos de paz” justos se basan en el desarme mutuo, el reconocimiento de la autonomía territorial y la autoridad de la administración insurgente local sobre las reformas agrarias acordadas, al tiempo que mantienen los derechos sobre los recursos minerales y el control de la seguridad militar-pública.
 
Los acuerdos de paz deberían ser el primer paso de una agenda política implementada bajo el control del ejército rebelde independiente y monitores civiles.
 
El desastroso resultado del desarme unilateral es producto de la no implementación de una política exterior y cambios estructurales progresistas e independientes.
 
Las negociaciones de paz presentes y pasadas, basadas en el reconocimiento de la soberanía de un Estado independiente vinculado a los movimientos de masas, siempre han terminado con EEUU rompiendo los acuerdos. Los genuinos “acuerdos de paz” son contrarios a la meta imperial de conquistar mediante la mesa negociadora lo que no pudieron ganar mediante la guerra.
 
------------

Con estos socialdemócratas no hacen falta neoliberales


24 de Marzo de 2017

Decía Keynes, que los políticos siempre son “esclavos de algún economista difunto” aunque no sean conscientes de ello. La famosa cita continua señalando que “los maniáticos de la autoridad, que oyen voces en el aire, destilan su frenesí inspirados en algún mal escritor académico de algunos años atrás”. El presidente del Eurogrupo, el socialdemócrata holandés, Jeroen René Victor Anton Dijsselbloem, afirmó el pasado lunes, en la reunión de esa camarilla que maneja de facto la Unión Europea, que los países del norte de Europa habían mostrado su “solidaridad con los países en crisis”, lo que él, como socialdemócrata, consideraba “extremadamente importante”, para añadir a continuación: “quien exige solidaridad también tiene obligaciones. No puedo gastarme todo mi dinero en licor y mujeres y a continuación pedir ayuda. Este principio se aplica a nivel personal, local, nacional e incluso a nivel europeo”.

Sería tentador criticar al señor Dijsselbloem partiendo de la famosa tesis de Max Weber de la ética protestante y el espíritu del capitalismo, a propósito de esa ideología de la austeridad, que remite las recompensas por los ajustes en este valle de lágrimas a la “justicia eterna”, como diría Edmund Burke. Pero resulta que este político patético estudió en colegios católicos (en eso se parece al reaccionario Burke), así que merece la pena explorar de qué economista difunto es prisionero. Hasta ahora estábamos acostumbrados a que los socialdemócratas, en su particular descenso a los infiernos del progresivo hundimiento electoral, tomaran como referente a los iconos de los neoliberales, como el pobre Adam Smith, que nunca dijo lo que suelen afirmar de él los analfabetos que jamás lo leyeron. Smith, que consideró el sistema de “libertad perfecta” como una mera “Utopía”, y fue un defensor de los pobres y los trabajadores (“ninguna sociedad puede ser floreciente y feliz si la mayor parte de sus miembros es pobre y miserable”), llegó a afirmar que los altos salarios alientan entre los trabajadores la “confortable esperanza de mejorar su condición y de terminar sus días quizás en paz y plenitud” (aquí en la tierra y no en el cielo); y vale recordar, ahora que hay elecciones a la patronal, que para Smith la productividad se eleva si se trata bien a los trabajadores (“los salarios son el estímulo del esfuerzo, que, como cualquier otra cualidad humana, mejora en proporción al incentivo que recibe”) y, por tanto, funciona exactamente al revés de la fábula neoliberal sobre los salarios como resultado de la productividad, lo que, dicho sea de paso, es incoherente con el cuento de los Garicano y compañía de que la economía trata de incentivos.

Sin duda, el señor Dijsselbloem, como especialista en economía agraria, debió conocer el pensamiento del reverendo T. Robert Malthus, famoso por sus críticas a la política social del gobierno de su época, que intentó frenar el ascenso de las ideas radicales en el Reino Unido (por contagio de la Revolución francesa), generalizando algunas medidas de ayuda a los pobres adelantadas a nivel local en el sur del país (el llamado sistema de Speenhamland). Toda esta masa de población de pobres y parados estacionales, que Malthus interpretó como fruto del puro azar (eran los que llegaron tarde al “banquete de la naturaleza”), soslayando convenientemente el proceso de desposesión que habían sufrido con las privatizaciones del momento, fue contemplada por este economista de la misma manera que hoy nos ve a los países del sur de Europa el inefable Dijsselbloem con su retórica reaccionaria: ni siquiera tenemos derecho a estar donde estamos, como les pasó a los que llegaron tarde al banquete de la naturaleza del párroco Malthus.

Uno de los economistas más lúcidos de todos los tiempos, Albert Hirschman, escribió un maravilloso ensayo sobre las figuras retóricas a las que recurren sistemáticamente los políticos conservadores para convencernos de que no somos los mejores jueces de nuestros propios intereses. Esas figuras son las que utilizó Malthus para demoler el proyecto de ley de ayudas a los pobres que presentó el gobierno del Reino Unido en 1796 al Parlamento: la tesis del efecto perverso (ayudar a los pobres generaría más miseria porque les permitiría tener hijos a mayor velocidad que el crecimiento de la producción agrícola), la tesis de la inutilidad (por tanto, ayudar a los pobres no serviría de nada) y la tesis del peligro, que es la que aquí nos interesa. Esta tesis dice que ayudar a los pobres tendría el efecto de que se acomodaran a vivir de las ayudas, y, en vez de ahorrar siendo austeros, se gastasen esos fondos en “borracheras y libertinaje”, o sea, el alcohol y las mujeres del señor Dijsselbloem. No sabemos si este socialdemócrata holandés, que responde perfectamente a la definición que de los políticos dio Adam Smith (“ese animal insidioso y astuto cuyas recomendaciones se orientan por las fluctuaciones momentáneas de la realidad”), es consciente de ser prisionero de Malthus del que destila su “frenesí”, o simplemente responde a la otra parte de la cita de Keynes con la que empecé este artículo y es otro “maniático de la autoridad que oye voces en el aire”.

Lo que sin duda se me ocurre como moraleja de esta penosa pero reveladora anécdota es que los alucinados socialdemócratas europeos deberían revisar urgentemente sus referencias intelectuales. Malthus escribió su Ensayo sobre la población (1798) no solo contra el proyecto de ayudas a los pobres de su gobierno, sino contra Thomas Paine, el creador de la primera propuesta de Estado del bienestar (Derechos del hombre 1792) y de la renta universal garantizada e incondicional (Justicia agraria, 1797). El señor Dijsselbloem debería echar un vistazo a las raíces intelectuales de su partido (Partij van de Arbeid, que significa Partido del Trabajo) salvo que le parezca perfecto seguir cosechando ese último resultado electoral del pasado 15 de marzo por el cual los socialdemócratas holandeses pasaron del 24,8% de los votos y 38 diputados a 5,7% de los votos y 9 diputados. Tras este resultado el señor Dijsselbloem cogerá su merecida puerta giratoria en agradecimiento a los favores prestados.

Marx, que ya criticó al Partido de los Socialdemócratas Alemanes antes de que naciera, dijo de Malthus que era el adorador de las clases dirigentes, lo llamó perro sicofante (persona que calumnia) y habló de su cinismo sacerdotal y de que el hombre malthusiano (propenso a las borracheras y el libertinaje) solo existía en el cerebro de Malthus. Sería muy fácil terminar este artículo diciendo que el señor Dijsselbloem responde perfectamente a la descripción que hizo Marx de Malthus y de su doctrina pestífera. Pero en realidad, lo que me parece es que las declaraciones del señor Dijsselbloem responden, por encima de todo, a lo que Freud denominó el discurso de lo reprimido, aunque nunca sabremos si eso es parecerse a los europeos del sur o a su colega Geert Wilders, con el que debería quedar para cambiar de peluquero. Que en paz descanse Dijsselbloem.

Rafael Domínguez
 
 
--------